Todo menos valiente.

Tratar de entenderme es causa perdida. Soy torpe en mi hablar y más torpe en saber decir la verdad de mi sentir. Ha pasado tiempo desde que nos vimos; pensé en explicar una y otra vez las verdaderas razones de mi distanciamiento, mas no pude.

Me negué la oportunidad de sentir, me aterró el futuro y dejé de vivir nuestro presente. Olvidé tus sentimientos, dejé de lado tu dolor y me encerré en mis miedos. Siento haberte dañado, nunca fui bueno reparando cosas, menos corazones.

Sé que es tarde para ofrecer disculpas, para retomar el discurso y para decirte que estoy preparado, que ya soy valiente como debía haber sido. El tiempo corrió, tú no frenaste el reloj, seguiste el sendero sin mí, creciste y me alegra mucho.

Te veo feliz, a lo lejos, mientras me retiro en silencio.

Del estrés y el cambio. (1a. Nota)

El cansancio y estrés nos llegan a cegar, mostrándonos que la única salida es huir de todo y de todos.

Es muy complicado desligarse y dejar lo que tienes y eres(1), más en un mundo tan conectado y aprehensivo con el ser humano, exigente del qué tienes, qué eres, qué puedes y sueñas ser; casi todo está desviado al área económica, a la acumulación de bienes. Querer que tu realidad sea distinta es ir contra corriente(2), sin embargo podemos fluir con las personas y condiciones, abriendo un espacio para nuestros hobbies y gustos, los cuales muchas veces se convierten en la razón de crecimiento y desarrollo de nuestros sueños, en el inicio.

 

NOTAS ACLARATORIAS:

  1. Sí es posible dejar lo que tienes y eres, pero tu concepción y visión del espíritu-mente-realidad también debe avanzar diversas etapas de consciencia.
  2. Ir contra corriente no es malo, simplemente requiere un mayor esfuerzo que logra el cumplimiento de los objetivos con la conjunción y apoyo de otras mentes y espíritus deseosos del cambio, sin embargo para ser líder se necesita enfoque, seguridad y fuerza, y en una etapa de caos y agobio cotidiano es complicado reunir estas características. Y buscar a qué causa seguirás cuando no estás seguro del camino que quieres emprender, hará que tu nivel de compromiso tampoco sea el que necesita determinada lucha y es probable que seas uno más de los que declinan.