Anotaciones de Nov 12, 2016.

Se nace del dolor, vivimos sufriendo, amamos llorando.

Triunfamos luego de caernos, sentimos, mucho sentimos

hasta privarnos, comernos las penas, ahogarlas u olvidarlas.

Vamos callando dolores, malos ratos, pésimos recuerdos.

Duele más allá del umbral. Nos enferma y a veces condiciona la vida.

Se dice normal, a veces necesario e irremediable.

Es parte de uno aunque lo niegues, aunque te enoje.

Duele que duela, duele expresarlo, mata esconderlo.

(Ssshh! No lo expongas, incomoda, causa asombro, indiferencia o más dolor).

“Hasta donde duela… un poco más”

Ha sido la frase de mis últimos días. Mi fisioterapeuta la emplea cada que muestro dolor y cansancio. Me indica que el camino será largo y doloroso, pero sólo a través de él podré avanzar. Por primera vez tengo un solo sendero y es el del dolor.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s