Si no lo olvidas.

Te escribo desde el dolor

que ahora enerva  mis sentidos

al ver que tu vacío

pesa más de lo esperado.

 

Nomás dejaste recuerdos

inútiles, rosas e idiotas

que no permiten respirar

ni comer, ni disfrutar las noches.

Hiciste lo que quisiste,

entraste y te fuiste

sin permiso, sin previo aviso.

No deseo que regreses,

sólo envía los colores

de nuestros atardeceres

y las diminutas linternas

que ya no aparecen sin ti.

Regrésame la brisa

y el brillo de mis sueños,

el fuego de la vida

y las mariposas sin dueño.

Tal vez con ello vuelvan

las noches de verano,

las flores y su brío,

la ironía de nuestra historia

y quizás, quizás si no lo olvidas,

envíes mi corazón.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s