De fronteras, amor y sueños.

Una noche de luna,
bajo el árbol,
entre las luciérnagas
que alborotaban la calma.
Tú titubeabas
y mordisqueabas el labio,
los nervios no soportaban
el silencio de esos campos…
La huída no resolvería
los problemas que existían
entre nuestras fronteras,
pero íbamos a cruzarlas.
Tus ojitos se inundaban
cuando los míos se sellaban
por las balas que rompían mi sueño
mas nunca controlarían mi alma.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s