De noche.

Y una noche, sin sueño, tus sentidos anuncian su secuestro. Cuándo se fue la emoción, la pasión por las letras y las voces.

¿Acaso el día en que el ruido y la basura penetraron la mente?

Luego no vuelven, se quedan en el olvido y no vives, no duermes, no sueñas. Tus pies enraizaron, hay tantas trampas y pocas huellas.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s