Del verbo “amar”.

No siempre se ama a la persona, se ama la emoción, el sentimiento.

Buscamos quién nos rescate, ese alguien que alegre los días, las noches de locura, te saque de la melancolía para hacerte caer de vuelta cuando decida marcharse.

No siempre se ama a la persona, sólo se desahoga todo lo no entregado.

Ignoro por qué el humano tarda tanto en encontrar con quién compartir sus días cuando a veces sólo se reduce a un trueque de satisfacciones.

No siempre se ama a la persona, pero a veces, sólo a veces, sí.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s