Extrañación

Por qué extrañarte si tu recuerdo es difuso e incierto.
No entiendo el razonamiento, la sensación ni el momento
en el cual nos encontramos y se lanzó una moneda al viento.

No me impuse quererte mucho menos frecuentarte,
fue cosa del destino astuto que puso enfrente tu recuerdo
para llegar a extrañarte, a sentirte por lo lejos y a aprender a amarte.

Sé que hemos compartido más que letras y hazañas,
me emboba tu voz, tu incidencia en el drama, en esa red surrealista
que muy seguido te atrapa, envenena y desorienta tu mirada.

Desconozco tu lugar, tu familia, tu morada,
aquella nave increíble y tu andar desenfadado,
sólo he leído tu ausencia que me ata a este teclado.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s