Seguir soñando.

@mayrovles

Soñamos, nada lo impide ni lo prohibe y nadie se percata si no lo mencionas.

¿Cuánto soñamos, cuánto nos lo permitimos?

¿Qué ocurre cuando tus sueños son distorsionados por tus propias decisiones más el aderezo de la red que forma la vida?

¿Y si tus sueños se adelantan? ¿Estás preparado para disfrutarlo de igual manera?

Muchos nos frustramos, emberrinchamos y en cierto punto odiamos la nueva situación, nos aferramos al sueño ideal, al predeterminado desde tiempo atrás. Sin embargo, nos olvidamos de vivir, de sentir, de expresar lo que queremos, lo que esperamos.

Comenzamos a temer soñar, le sacamos la vuelta a la desilusión y nos cobijamos en el confort que brinda lo constante, aunque eso implique vivir en el hoyo.

Dejamos la flexibilidad a un lado, pero en este mundo tan cambiante lo inerte y lo constante no siempre son opción.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s