Como Mary & Max

 

 

Vaya que pasas las agrías y las dulces jejeje! Considero que la mayoría en determinados momentos de la vida pasamos por rachas terribles donde la luz se asoma de carajazo y luego de pronto se vuelve a esfumar, como haciéndote ver que cuando llega debes saborear hasta el último sorbo de su existencia, porque después de ese resplandor vendrá un cabronazo de esos que duelen y siguen doliendo nomás de acordarte… ¿y nuestras emociones? ni se diga, van de mal en peor, de la inestabilidad al puritito desorden. Ni hablar de los pensamientos, que se vuelven traicioneros y son causantes de que en diversos momentos quisiéramos dejarlo todo, aunque sí, luego resulta que la respuesta era retirarse para contemplar la estrategia y volver con mayor fuerza u objetividad.
 
Lo siento, hoy se me dio la palabrería a medias, el enredo retórico que permiten las palabras cada que están en la boca del desagüe y se desbordan un buen día después de tanto silencio. Hoy en especial deseo dibujar para ilustrar un texto pequeño que realicé después de ver la peli “Pájaros de Papel”. ¿Ya te la echaste? me latió mucho para no ser amante del cine español, me encantó su humor en medio de las desgracias, la careta feliz que sabemos mostrar a pesar del vacío interno que sentimos de vez en cuando.
 
Sabes, por alguna causa desde que quedé embarazada (y esa fue la razón real por la cual “lo sospeché desde un principio” jajaja) no he sentido necesidad de deprimirme, comienzo a sentirme mal y de pronto sale una voz diciéndome que todo estará bien, que tengo la suficiente fuerza para avanzar y no debo derribarme ante el futuro incierto, ante las circunstancias desconocidas y mal armadas por mi mente. Y así he pasado casi 9 meses, lo cual ha sido extraño, ya que al parecer no hay un ápice de drama, de sentimiento desgarrador que me permita escribir melancólicamente como lo solía disfrutar, no le encuentro un sentido actual.
 
Paradójicamente no todo es bello, estoy consciente de que hay situaciones que actualmente no puedo manejar ni mucho menos manipular, ya que no está en mí el resultado final, sólo soy parte de un proceso total del cual desconozco los reales objetivos y mi real intervención e injerencia. Me veo embarazada y me pregunto si sabré armarla, considerando que mi fin no es convertirme en la madre perfecta, para buscar el perfeccionismo ya pasé casi 2 décadas de mi vida y la neta no me hizo feliz; prefiero aceptar mi vulnerabilidad, mis errores, capacidades y ganas de aprender junto a otro ser, trasmitiéndole lo poco que sé y dejando en él la inquietud de conocer más, de adentrarse en el mundo, y sí, darse golpes, ver milagros de la vida, querer sostener el mundo en sus hombros, conocer el fracaso y saborear los logros; vivir cada una de las emociones, que buenas o malas nos hacen ser lo que somos: humanos.
 
Es grandioso tenerte del otro lado del monitor.
La relación que tenemos me recuerda a “Mary & Max”, ¿ya viste esa peli? 
Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s