De recuerdos y columpios.

 

Recordé el columpio en su vaivén, la carita chorreada, las bancas vacías, tus rodillas raspadas, el balón que sofocaba, sus plantas arruinadas, el contacto con su mano, la mirada fantasiosa, los sueños infantiles, tu color bugambilia y mi seco presente… quisiera ser el columpio, sentir tu fuerza en mis cadenas rechinantes y así librar los charcos que reflejan estos años.

 

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s