Piratería Web

 

Información es poder, Internet es información, y por lo tanto, dicho medio es oro puro. Esto no pasa desapercibido para nadie, datos van y vienen alrededor de la red, se inician guerras por la libertad y la democracia, empresas encuentran la escalera al éxito, artistas propagan sus obras sin mayor dificultad y sí, más de uno también ha encontrado en este flujo de información su pérdida.

Internet exige actualización, conocimiento básico de la tecnología y sus términos comunes, un aparato con conexión decente y tener muy claro que no existen fronteras, hay escasas reglas y legislación. Quién no se ha hecho de discos, libros, películas, series completas, software y demás monerías existentes a partir de un “download”. Tener libertad para ver en alta definición aquella peli que apenas salió de las carteleras, leer ese libro tan cotizado meses antes de que llegue a tu país, escuchar la discografía completa de tu banda preferida… eso y mucho más a tu alcance.

Afortunadamente esto no acaba al bajar miles de tarugadas, los medios de comunicación digital permiten sobre todo estar informados, tener cifras a la orden del día, en todo lugar y momento, al grado que nos toca discernir entre lo útil y lo desechable, entrando a terrenos donde la ética y la legalidad juegan con nuestras percepciones al presentarse como líneas poco profundas, apenas visibles. No existen leyes claras y por ello todo recae en un dilema de valores y consciencia a través del cual la decisión es nuestra. Sabemos que la piratería perjudica a las empresas y personas constituidas oficialmente, sin embargo hasta el momento no hay algo que nos impida tener acceso a determinado material con derecho de autor.

En términos banales la situación no es problemática, qué tanto puede perjudicar al mundo que vea 40 minutos de un capítulo o escuche esa grandiosa melodía. Vistos como casos individuales nuestra estadística apenas y figuraría, no obstante, hablamos de colectivos que al menos en México ocasionan que arriba de 10,000 empleos se vean afectados en la industria del software. En el ámbito musical la violación de la propiedad supera la cifra, tan sólo en el 2010 la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI, por sus siglas en inglés) manifestó que el 95% de las descargas fueron ilegales y en América Latina los países de México y Brasil encabezan la lista.

Basta saber que 98.8% de la información transferida entre usuarios contiene derechos de autor y no se pagó ningún centavo. ¿Para qué pagar algo que es gratuito? Al menos eso considera un 70% de los usuarios a nivel mundial. Es aquí donde hago un alto y me pregunto si detendré la búsqueda de ese programa, eliminaré toda música ilegal de mi máquina o me lanzaré a apoyar algún intento de ley que busque censurar estas cifras, disminuir dichas pérdidas económicas y abogar por un Internet libre de piratas como tú, como yo.

 

Publicado por La Jornada Aguascalientes / Suplemento Autonomía #34

Enero 21, 2012.

Anuncios

Un comentario en “Piratería Web

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s