Augusto.

Desde el momento que lo conocí supe que era especial,

su caminar gallardo portando el azul pizarra a lo largo de su traje

no se veía en todos lados. Lo que no imaginé era que olvidaría mi aroma,

mis curvas y eso que tanto le inspiraba; ha olvidado aniversarios,

mi cumpleaños y el nombre de nuestro perro al que prefiere llamar “Huesos”,

y para no errarle siempre me dice “querida”.

A veces me pregunto si es justo pretender frenarle sus pensamientos

cuando él sólo cavila para crear ese cuento,

corto como mi uña, enorme como un dinosaurio.

Anuncios

2 comentarios en “Augusto.

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s