Tazas vacías.

Te esperaba, mi paciencia acababa cada 5 minutos y mis uñas la llevaban.

No llegabas, ni un mensaje enviabas. Por el momento me disponía a recordar cuando te conocí para no pensar en este reencuentro.

Recordé aquella tarde de verano en la cual parecía que era invierno, sudaba frío, no respiraba y sólo esperaba, tal como hoy.

Imaginaba que como aquél día llegarías de sorpresa, reirías ante mi asombro por tu presencia, que ya no era bosquejo, como tu mirada.

¡Pero qué tonterías pensaba! con ésta van 3 tazas vacías, 2 uñas mordidas y 1 corazón roto.

El aroma de mi café llenaba la sala. Hoy no nada, ni tu sonrisa, ni tu mirada.

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s