Redes Sociales: La nueva Inquisición.

Publicado por Letras Anónimas, Exhibidora & Broadcasting Cultural.

Abril 18, 2011.

Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña.”

• Adolf Hitler.


Se dice que los líderes mueven masas, y dentro de ellas existen voces que se unifican en un grito, ya sea a favor o en contra de determinada situación, gobierno o sistema, buscando generar un cambio o quizás la permanencia de algo. El punto es que en cierto momento una masa puede conseguir su objetivo, aún cuando éste no es el más adecuado ni beneficiará a la mayoría. Suena absurdo, sin embargo esto es muy común socialmente.

En general nos dejamos llevar por rumores, por paranoias y miedos ajenos, o por sucesos fantasmas creados con la única intención de moldear nuestros pensamientos y sensaciones. Lo cual llega a causar que como borreguitos manifestemos nuestro juicio y parecer, siendo presos de nuestras meras percepciones ante ese entorno muchas veces manipulado y poco consciente. Creemos que cargamos con la verdad por la simple razón de que esos otros mil o 5 mil opinan lo mismo que yo, aunque se trate de una falacia.

¿Acaso un millón de mentiras se convierte en una verdad? Suele pasar. Sino piénsalo… ¿cuántas “verdades” han quedado plasmadas en la historia porque nadie más volvió a indagar o porque esa mentira sonaba más lógica que la verdad? Bastantes, creo yo.

Este fenómeno, en el cual las masas colectivas imponen su parecer y su presión ante una situación legal, social o gubernamental, actualmente es más evidente e inquisidor, ya que ahora se realiza a partir de las “redes sociales”.

Hasta hace poco eran el terror de aquellos cuya vida pública podría verse afectada, y su alcance no llegaba más allá de ensuciar la imagen de alguien en particular. No obstante, paulatinamente dichas redes han ido evolucionando y así también, han incrementado su poder, su influencia sobre decisiones de trascendencia no sólo para unos cuantos, sino para todo un país. Y me pregunto si a estos niveles, detrás de esas voces (o debería decir tweets y posts) no existen unos cuantos cuyo resultado les beneficiará directamente, a costa de esa mayoría que se vio manejada a partir del control de la información que se les dio.

Sé que mi postura cae en la paranoia, sin embargo, el internet es un cúmulo de datos que muchas veces carecen de verdad y conforman mentiras tan bien armadas que las creemos sin decir pío, sin cuestionarnos si hay algo detrás de esa pantalla que se me presenta. De pronto comienzo a ver cientos de trending topics desfilando de un lado a otro, saturando mis sentidos y en una de esas, captando mi atención, haciéndome partícipe de una causa que si era ajena, ya no lo es, la he comprado y la defiendo.

Acepto que en el mundo actual las redes sociales son fuente de cambios importantes, son la representación de esas voces que habían callado y ahora a través de cierto anonimato, gritan su parecer más abiertamente, siendo impulsores de grandes propuestas. Pero ¿quién limitará su poder, su alcance y grado de manipulación?, ¿quién determinará si lo que defienden es correcto o incorrecto, si es lo mejor para determinada persona o grupo social?, y ¿cómo saber si esa presunta libertad de expresión no es sólo una ilusión para servir a intereses ajenos?

Habrá que ser más conscientes en este mundo de la información, ya que como dijo Octavio Paz, “Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo… del miedo al cambio”.

Anuncios

2 comentarios en “Redes Sociales: La nueva Inquisición.

  1. Lamentablemente la libertad de expresión y el encubrimiento de la verdad son aún aspectos predominantes en este país, lo que lleva a las autoridades a fabricar, difundir y repetir las veces que sea necesario las mentiras o verdades disfrazadas hasta que son, “conformistablemente”, aceptadas por el pueblo. Algo que también resulta por demás tétrico, es que son más llamativas y reciben más credibilidad aquellas noticias que desacreditan, que destruyen, que crean alarma y pánico entre las masas.

    Actualmente, considero que las personas que saben manejar con mayor habilidad a las masas son precisamente los panaderos y los tortilleros… pue’

    También considero que Octavio Paz no estaba en lo correcto al 100%, pues la verdad es que las masas más peligrosas son las de los panaderos que no se lavan las manos

    Y recuerda, la educación a las masas promueve la formación de bolillos y tortillas inteligentes… pué

    Me gusta

    • jajajajajaja! me has alegrado mucho más este fabuloso día mi querido Erion!!!

      muy de acuerdo con tu comentario inicial, y muy divertida con tus líneas finales, partiendo desde una perspectiva por demás gastronómica 😀

      Me gusta

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s