Abuelita…

Te extraño mucho.

 

Sabes, he pensado mucho en ti, sin embargo no he vuelto a tu casa; me trae tantos recuerdos…

te imagino sentada ahí, en esa silla que encabezaba tu mesa y en la cual te sentabas porque lo

sentías tan cerca de ti. Y es que su presencia seguía latente, cerca de ti, muy en tu alma.

Fuiste a seguirlo.

Aún veo tus uñas gruesas, curvas y amarillentas, tus manos que cocinaban por horas

interminables entre ese azulejo verde. Ese olor a chiles rellenos y esa tetera chille que chille.

La realidad me traiciona y hoy mismo presumo que arroz con leche como el tuyo, nadie

en este mundo, sólo tú y se fue contigo.

Tu voz traspasa mis sentidos; hablas, ríes, luego callas. Te escucho rezar un rosario, sentada

en tu mecedora aquella tarde de verano. "¿por qué rezas?" me preguntaba, "Diosito la quiere

mucho" eso afirmaba.

Quisiera buscarte y estar un poquito más a tu lado; lamento tanto mi abandono, molesta tanto

tu ausencia. Recuerdo tanto tu apoyo y lo mucho que me consentías; hasta un tatuaje 

permitiste.

Entré a ese último cuarto, se convirtió en mi refugio, había tanto de ti, se respiraba el pasado.

Agua salada cayendo, recordando que no pude estar contigo. Te fuiste sin despedirnos, supongo

que habrá algún encuentro. Recuerdo mucho de ti, hasta ese último ladrillo. No quería dejarte ahí,

aunque sabía que ya no estabas.

Sabes, he pensado mucho en ti, en tu risa, en tus ojos, que al final no podían ocultar su pesar.

¡Tanto dolor había en ti! Me dolía verte así.


Te Ama,

tu nieta

Anuncios

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s