SonRiendo al pasadÖ

Vaya sorpresa me llevé el fin de semana pasado, cuando sin tenerlo planeado, decidí acudir a una conferencia llamada “En verdad te digo que la Vida existe”, la cual superó las expectativas que tenía sobre ella… el tema era lógico, se hablaría de la vida; lo impresionante fue ver que un grupo de niños entre los 8 y 15 años serían los encargados de dicha conferencia.

Fue genial apreciar su nerviosismo, su espontaneidad al trasmitir sus vivencias pasadas y presentes, y sobre todo, la forma tan sencilla y sincera en que lograban expresar, algo que esta servidora tardó en hacer consciente, comprender y asimilar, más de quince años.

Con cada vocecita que escuchaba, algo en mí se removía, se reacomodaba y me hacía ver más allá dentro del abismal pasado. Tiempo atrás realizar dicha regresión me hubiera afligido y dolido en el pecho hasta físicamente. El visualizarme como una niña sola, triste, distante de todo aquel que decidiera amarla, sólo generaba una conmiseración enorme, un rechazo y falta de aceptación latente…

No obstante, no fue así. Lo único que pasó por mi mente fue ¿qué hubiera ocurrido si yo hubiera recibido un apoyo y orientación a la edad de esos pequeños?, ¿algo hubiera cambiado?, ¿sería una mejor persona en estos momentos?… hubo muchas preguntas dentro de mi ser y justo dentro de aquella típica trifulca, algo en mí paró aquel movimiento y volví a reflexionar: estoy donde y con quien debo estar, así lo decidí y cada persona tiene un tiempo para todo. Además, gracias a cada cosa que he vivido, agradable o no, soy lo que soy en este momento y a decir verdad, me siento en paz conmigo misma, con mi entorno y seres queridos.

Reconozco que aún me falta bastante trabajar en varios aspectos, en algunas relaciones y actitudes, sin embargo ya tengo otro significado de la vida, llevo en mis bolsillos una perspectiva muy distante a la de años atrás, y ahora puedo y quiero sonreírle al mundo.

De repente, sí lamento todo el tiempo que fue necesario para alcanzar un grado de aceptación tal de mi persona y entorno, y poder así comprender que no era la única que sufría, que el sufrimiento es una elección y se puede convertir en un hábito, en tu estilo de vida; asimilar que las personas que estaban conmigo no debían cambiar, la ola del cambio iniciaba por mí; que aquellas cosas, actitudes y defectos que más aborrecía en los otros, no eran sino aquellos que más odiaba de mi ser; que mi miedo al compromiso sólo era un fantasma más que cubría mi mayor temor: AMAR Y SER AMADA.   

También recordé aquellos años de ignorancia emocional, de culpas innecesarias, de látigos y castigos mentales, de silencios y sombras… todo con un solo fin, terminar conmigo, demostrarme que no existía eso llamado felicidad y confirmarme que era una "pobre niña" que sufría por culpa de éste o de aquel.

El día de hoy, puedo dar gracias a Dios, la vida, las energías, la consecuencia, a mis padres o a cualquier otro elemento y persona que forme o haya formado parte de mi vida, porque no sólo puedo, QUIERO respirar, sentir, pensar, cantar, soñar, sonreír, seguir aprendiendo, y más que nada, vivir, más que sobrevivir jaja..

Anuncios

Un comentario en “SonRiendo al pasadÖ

  1. Una vez leí una frase en un libro… "No te permitas ser devorad@ por experiencias desagradables y los errores del pasado, por que lo que Dios desea y espera de tí, es tu transformación interna". A cada rato, en la técnica llamada "Contraanálisis", se mencionan frases como "No utilizes esto para sufrir, no uses aquello para sufrir, no uses lo otro para sufrir", y yo digo, que ante las diversas experiencias y acontecimientos que se presentan en la vida, se tienen 2 opciones, una, es elegir el sufrimiento a través de varios mecanismos como el estancamiento en las experiencias y emociones negativas, evasion de responsabilidad, etc., y la otra, es la superación a través del análisis y el aprendizaje.Tu has logrado la superación, la evolución… has trascendido errores y experiencias pasadas que alguna vez te causaron emociones negativas, te has convertido en alguien aún mas maravillosa de lo que seguramente ya eras, te has vuelto en un gran ser humano, aún mejor de lo que ya eras, has logrado una gran apertura de conciencia, etc. y por todo eso, eres simplemente increíble, eres alguien de quien me fué inevitable enamorarme.Yo doy gracias a Dios por el cambio que se llevó a cabo en tí, pues te ha dado mayor tranquilidad, madurez y conocimiento de vida, doy gracias a Dios por poner en mi camino a una persona tan fantástica como tú, y doy gracias por estar a tu lado.Eres maravillosa.

    Me gusta

¡Anda, deja tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s